Madre de Dios del Rosario visitó la Capilla del Rocío de Triana

Madre de Dios del Rosario ante la Capilla del Rocío de Triana / MJ RODRIGUEZ RECHIN. H. D. Manuel Jesús Rodríguez Rechi. La Patrona de Capataces y Costaleros, Madre de Dios del Rosario, hizo una salida con un recorrido extraordinario, llegando hasta la Hermandad vecina del Rocío de Triana por el Bicentenario.

Triana mantiene varias fechas marcadas dentro del barrio de Triana a lo largo de los 365 días del año. Uno de ellos, el 12 de octubre, el arrabal lo festeja con Madre de Dios del Rosario.

Una parte donde la Virgen acoge y reúne a los Capataces y Costaleros desde tiempos de antaño. Ilustres nombres, desde los profesionales hasta la actualidad, unidos por la Madre de Dios y rezando mediante el rezo del Santo Rosario.

Un gremio de toda la Sevilla del martillo y la trabajadera juntos cada 12 de octubre en familia, en tertulia, formando una sola cuadrilla con un solo capataz, al igual que desde arriba hacen lo propio los antecesores, que siguen estando presentes de la misma forma que los terrenales, enseñando a los que están y vendrán a llevar dentro de cada uno, la devoción que está por encima de todos aquellos martillos que puedan tocarse a lo largo de la vida reflejados en ese Simpecado de plata que marca la vida con el día la noche y la estrella en la que nos convertimos. El epicentro de la historia de algo tan sevillano como el de llevar los pasos en la tierra de María.

Procesión con un estilo personal y distinto al que pueda vivirse en Triana en una salida que siempre escribe letras de historia, nunca deja indiferente a nadie, esperada por el público cofrade y con varias características singulares.

Vídeo de Pablo Lastrucci.

Un capataz es el encargado de sacarla cada año. Una salida y entrada con bastante dificultad, para unos una prueba de fuego, para otros es simplemente ayudar a llevar la carga del sueño más esperado de un capataz con el apoyo de la dificultosa maniobra. El acompañamiento musical de las Tres Caídas y la Banda del Maestro Tejera o la visita a Hermandades de la feligresía, los únicos adornos, los de la mirada de los fieles ante varios siglos de historia.

Esta vez, un itinerario extraordinario, con la visita a la Capilla del Rocío de Triana por el Bicentenario, transitando por rincones nunca antes visto como hacerlo por Evangelista, Ruiseñor, Leiria o cruzar por el centro de la Plazuela de Santa Ana.

Cerca de las siete y media de la tarde, el Director Espiritual, Manuel de Azcarate iniciaba la procesión con la Salve. Segundos después, Madre de Dios del Rosario iniciaba el andar por Triana en el paso de más de cinco metros de altura a los sones en el interior de Santa Ana de otro instante clásico en esta salida, la marcha “Soleá dame la Mano”, interpretada por la Banda del Maestro Tejera, formación casi podíamos decirla, parte propia de la personalidad de esta Hermandad, unidas desde inicios del siglo XX como sucede también con la Reina de Todos los Santos.

Julián Huertas Villa, cuadraba el paso en el dintel de la restaurada puerta principal de la Catedral de Triana. Es el momento en que se debe realizar una complicada y trabajada maniobra por los costaleros y el propio capataz, ante la atenta mirada de los asistentes.

Al elevarse en la calle, los nervios quedan fuera, sonaba Madre de Dios del Rosario de Antonio Pantión y continuar con el transitar por este itinerario inédito por Pelay Correa, Victoria, Pagés del Corro y Evangelista hasta alcanzar la puerta de la Hermandad Bicentenaria del Rocío.

Seguiría, por Leiria, Ruiseñor, San Jacinto, visitando la Capilla de la Hermandad de la Estrella, momento de mayor número de público en torno a la procesión.

Continuaría por Rodrigo de Triana hasta alcanzar la Plazuela de Santa Ana, algo con algo más de lentitud para cumplir con el horario establecido de la entrada. Quedó por este año sin visitar la Capilla de los Marineros por las obras de la calle Pureza.

Abriendo, la Banda del Santísimo Cristo de las Tres Caídas de la que tantos hermanos le unen. Representaciones de la Esperanza de Triana, Pastora de Triana, las Cigarreras y la Pastora de Cantillana. El Delegado del Distrito, Curro Pérez, acompañó en todo momento a la Patrona de Capataces y Costaleros. También estuvo presente durante parte del recorrido, el portavoz del partido socialista, Juan Espadas.

La Virgen dejaba una imagen distinta a la habitual, no portando la toca de sobre manto, menos cantidad de flores puestas por “Los Claveles”. Con “El Cachorro, Saeta Sevillana” y el Himno Nacional, la Virgen entra a las doce menos cuarto de la noche, finalizando como el inicio, elevando el canto de la Salve Regina ante Madre de Dios del Rosario.

Se culmina el año, se inicia uno nuevo largo camino como si de una larga “chicotá” se tratara que acabará uniendo de nuevo el último día con el gremio de los Capataces y Costaleros ante su Patrona.

Anuncios